Software de gestión ERP para la pyme

La implantación de sistemas informáticos de gestión, en tiempos “difíciles”

Un factor clave para afrontar con éxito tiempos difíciles reside en acentuar la innovación de las empresas, entendiendo por innovación la capacidad para transformar los procesos empresariales y crear organizaciones más competitivas, ágiles y eficaces.

Una herramienta que nos permita mejorar la gestión de nuestros negocios, se hace fundamental en momentos como el actual, en los cuales más que nunca, se hace imprescindible que las empresas trabajen de una forma más eficaz, reduciendo costes, y dotando de la información necesaria a las personas que integran la empresa.

 

Más información sobre software de Gestión ERP

Un sistema de gestión integral (también llamado ERP) consigue automatizar los procesos de negocio. Esto implica convertir las tareas que se realizaban manualmente en procesos electrónicos automatizados para la captura, registro y recuperación de la información, lo cual deriva en un aumento de la productividad y, por tanto, en una reducción de costes en la empresa. Es decir, las tareas que se realizaban antes a través de otros medios, muchas veces heterogéneos y descentralizados, se realizan ahora de forma integrada bajo un mismo programa que utiliza criterios y recoge los datos de forma centralizada. Por ejemplo: presupuestos, facturas, datos de clientes, compras a proveedores, información de cobros, liquidez,… toda la empresa funciona bajo la misma herramienta con lo que se consigue tener menos errores, no duplicación de datos, información compartida y accesible a todos.

Todo ello genera una serie de ventajas a la empresa en beneficio de su competitividad en el mercado: reducción de tiempos de respuesta a sus clientes, respuestas automáticas personalizadas y muchos otros beneficios. Estos sistemas de gestión informatizados permiten proveer de información a los responsables de departamentos, de tal forma que la toma de decisiones se pueda realizar de una forma mas ágil y efectiva (por ejemplo la gestión de cobros, mejorar la rotación de stock, mejorar los tiempos de respuesta a los clientes y la atención,…).

Como vamos a disponer de toda la información, podremos adoptar una actitud proactiva y tomar rápidas decisiones que permitan mejorar muchos aspectos de la empresa.

Todo ello se traduce en beneficio y rentabilidad, pues la agilidad de los mandos intermedios es muchas veces un factor clave para el crecimiento de la empresa. También, a nivel estratégico, es básico contar con información actualizada, a la hora de tomar decisiones gerenciales. Imagínese apretar un botón por las mañanas y conocer al instante exactamente lo que está pasando en la empresa en cuanto a costes, márgenes , beneficios , facturación , estadísticas sobre el tipo de productos que se están vendiendo, pedidos o trabajos pendientes.

Es evidente que la correcta implantación de un sistema de gestión, conlleva incrementos radicales de productividad, así como la posibilidad de tener mejor información en la toma de decisiones. La implantación de un ERP, en la mayoría de los casos, no se plantea para conseguir pequeñas mejoras sino mejoras radicales. El miedo al cambio y a lo nuevo, o el temor a afrontar un proceso complicado, hace retrasar la implantación de este tipo de herramientas: “falta de tiempo, demasiado trabajo extra, aumento de costes” son las razones más habituales para retrasar la implantación de un sistema de gestión. Pero estos argumentos se quedan minimizados al entender los beneficios que se obtendrán al tener toda la gestión realizada por la empresa, controlada en cada momento.

Por lo tanto, un mejor control de la información, la optimización de los recursos, la reducción de tiempo por gestión y, en definitiva, adquirir mayor competitividad, son los beneficios indudables que se derivan de una correcta implantación de un sistema de gestión.

 

web_n1

¿Quieres vender por internet?

Nosotros te ayudamos

Más información
backups en la nube

Backups encriptados en la nube

Tus datos siempre a salvo

Más información